Pan... ¡caserísimo!

Hacer pan no es una tarea ni engorrosa, ni complicada. Aquí, algunas ideas para preparar el tuyo, delicioso y crocante.

Empaquetado y comprado en el supermercado, recién horneado de la panadería o casero: entre un pan y el otro puede haber un mar de diferencia. Hacerlo en casa es una buena idea, pero la mayoría de las personas no conoce todos los secretos para que salga bien.

 

Y eso que hornear pan no es tan difícil. Preparar un pan lleva apenas 20 minutos. El resto del tiempo se destina al reposo de la masa. Por eso, el panadero debe tener, antes que nada, paciencia. Lo mejor es preparar el pan un día en que uno se va a quedar en casa, de modo de poder hacer otras cosas mientras se espera que leve el pan.

 

El levado es fundamental, ya que es en ese momento que el pan adopta su sabor. Lo ideal es usar poca levadura y dejar levar la masa varias horas, lo que mejora el sabor del pan y lo vuelve más saludable.

 

El pan es un alimento noble: con apenas tres ingredientes se pueden preparar distintas variantes. Para los principiantes se recomienda empezar con un pan simple de trigo con 600 gramos de harina de trigo, 390 mililitros de agua, 12 gramos de sal y 0,5 gramos de levadura fresca.

 

Primero hay que mezclar los ingredientes y dejarlos levar a temperatura ambiente durante 24 horas. Cada ocho horas hay que estirar y doblar la masa para unir bien los ingredientes.

 

La masa debe levar en una cacerola que tenga por lo menos el doble de volumen que el bollo de pan. Encima se coloca un paño enharinado para que nada se pegotee. Luego hay que hornear el pan en el horno caliente por unos 45 minutos.

 

La levadura nunca debe ser más del dos por ciento de la cantidad de harina. De lo contrario, el pan tendrá un aroma indeseado a levadura y quedará chato.

 

El horno debe cerrar bien y no perder calor.

Ránking de restaurantes

Guia Deleite

Si tenés un Restaurante o brindas Servicios para Eventos ingresá y forma parte de nuestra GUÍA, obtendrás beneficios e información que aumentarán la rentabilidad de tu negocio.